miércoles, 20 de noviembre de 2013

La Colegiata de San Martín de Elines, un ejemplo a seguir

Los amantes del Románico esparábamos con impaciencia la conclusión de la restauración de los único murales del siglo XII existentes en la región cántabra. Aquélla, por fin, se llevó a cabo cuando la empresa "Bates Restauraciones" dio por concluida su labor.
 
 
La inversión total de la cuantia de la reparación de las pinturas ascendió a 11 516 euros. Como dato que llama la atención en esta clase de intervenciones es que la totalidad de lo presupuestado fue costeado por los visitantes, como bien señala el párroco de la Colegiata, don Bertín. Él fue el verdaero promotor de la restauración y el artífice, además, de que el conjunto monumental sea uno de los más visitados de Cantabria de los últimos veinte años. 

Ni que decir tiene que para la parroquia de San Martín no es la primera reparación con dinero sufragado por los visitantes y feligreses. Con anterioridad, con una cifra de 78 500 euros se realizaron las siguientes obras: la renovación de la puerta de acceso al claustro, el tratamiento de la madera de la nave para eliminar los xilófagos y la supresión de barreras arquitectónicas.

Cuando hoy en día, muchos edificios están a punto de arruinarse por falta de apoyos no sólo económicos, sino también solidarios la Colegiata de Elines podría ser el paradigma ejemplar de lo que hay  que hacer para salvaguardar nuestro patrimonio.
 
Con más de cuarenta años al frente de la parroquia, don Bertín afrontó desde el primer momento el reto de cuidar y conservar con primor tanto el edificio románico como publicitarlo en los medios de comunicación, al ubicarse la joya arquitectónica a trasmano de las vías nacionales, en lo más recóndito del municipio de Valderredible.
 
En Septiembre del 2008 la Junta Directiva de AdR homenajeó a su socio, don Bertín, entregándole, en un acto organizado por los AdR cántabro-astur, el Crismón Jaqués.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario